10 Cosas que nos explicaron MAL en la escuela (la 10ª es de Psicología y puede cambiar tu vida)

Te aconsejo ver en primer lugar el vídeo para poder comprender mejor el resto del artículo:

10 Cosas que nos explicaron MAL en la escuela (la 10ª es de Psicología y puede cambiar tu vida)

Recientemente leí un interesante listado en VERNE (de El País), en el que exponían un  listado ya curioso de por sí,…. pero aún así me pareció adecuado mejorarlo, ya que no incluía nada de Psicología y en ese campo no que se avance mucho en una década, sino que a veces ¡en un año!

Pero antes de entrar en materia con la PSICOLOGÍA, permíteme sorprenderte con las cosas que hasta hace poco tampoco dábamos por seguras:

10 cosas que nos explicaron mal en la escuela

Y es que CREÍAMOS QUE:

1. Creíamos que tenemos cinco sentidos. Esta categorización que viene de Aristóteles es incompleta, ya que tenemos entre 9 y 20, dependiendo de la definición que usemos.

2. Creíamos que Hay tres (o cuatro) estados de la materia. Se solía mencionar el sólido, el gaseoso y el líquido. A eso hay que añadir alguno más complejos hallados con posterioridad a 1995.

3.  Nos dijeron (en España) que México es un país centroamericano,  pero este país forma parte del subcontinente de América del Norte, junto con Canadá, Estados Unidos,

4. Nos dijeron que En la Edad Media se creía que la Tierra era plana, pero todos los estudiosos de la Edad Media sabían que la Tierra era una esfera.

5. Hablando de Cristóbal Colón, él no descubrió América. Ya había gente en América, así que el continente estaba descubierto. Otra cosa es que los europeos ignoraran su existencia.

6. Decían que en la Edad Media, a los 30 años ya eras viejo. La esperanza de vida era en realidad en torno a los 45. ¡15 años más!

7. Creíamos que las pirámides fueron construidas por esclavos pero hoy sabemos que eran trabajadores egipcios libres.

8. Pensábamos que los camaleones cambian de color para camuflarse con el entorno. En realidad, cambian de color para comunicarse.

10. Decían que la vida se divide en el reino animal y el reino vegetal. Cuando hoy hablamos de al menos 5 reinos bien diferenciados.

10…. ya ves que el mundo cambia mucho en todas las materias, ¿qué te hace pensar que no lo hace también en la concepción de nuestra Psicología?

Número 10: Hemos pensado todo este tiempo que somos seres RACIONALES. “El ser humano es un animal racional, decían”.

Y de ese modo, puede que hayas pasado muchas horas de tu vida ¿martirizándote? mientras pensabas: “si sé que esto es lo mejor, por qué no lo hago?, o tal vez… “si sé que esto no me conviene, ¿cómo es que no puedo dejar de hacerlo?.

O tal vez el ¿sufrimiento? te venía de otra manera, “si se lo estoy explicando de manera LÓGICA, cómo es que no me hace caso?”, “¿cómo es que la gente no cambia sólo mediante argumentos racionales?”

Pues porque en la escuela (y no la critico, la AMO), nos hablaron de Lenguaje, Literatura, Matemáticas.. pero de Pensamiento y Emoción, poco.

Acepta que en tu interior hay (al menos) dos “YOs” conviviendo. Pronto te enseñaré que hay más, pero de momento está bien con dos 🙂

Corazon y Cerebro

Uno de ellos es el racional, otro el emocional, y los dos tienen que conjugarse para movernos nosotros o mover a otra persona.

Piénsalo.

Siéntelo (¿Me entiendes cuando te digo “siéntelo”?… es que intentes no pensar y te concentres en ese vacío intuitivo que queda al detener las imágenes en tu cabeza)

Se consciente de ello.

¿Cuál de los dos es mejor?

Si te preguntas eso, lo siento, pero no es la pregunta correcta.
No se puede elegir. No tiene sentido. Es sólo que somos así.
Sólo cabe que te de algunos consejos:

A. No dejes que en situaciones críticas te controle sólo tu emoción. Puedes hacer que tu parte racional haga que la tu “Yo” se retire y no tome ninguna emoción hasta que al menos tus dos “partes” estén equiparadas. Eso puedes hacerlo.
B. Cuando tengas que tomar una decisión, no olvides el plano EMOCIONAL. No te bases sólo en la razón. No te funcionará. Piensa lo que quieras, pero antes de tomar la decisión, al final, quédate un poco en silencio contigo mismo y déjate sentir lo que tu otro yo también quiere.

Usa los comentarios de este Post para cualquier aclaración que necesites.